jueves, 26 de febrero de 2009

Solía...





Solía encender una vela
cuando hablaba contigo
o de ti, en sueños,
amor. Solía.
Era costumbre de mis piernas temblar
al oir la voz
que se clavaba en mi columna dorsal
y me dejaba paralizado
de azul y malva,
como guiado al apocalipsis.
Solía ser tú y amarme en sueños.

Ya no;
el amor quedó intacto pero quieto,
crece pero no rebosa
los límites de la habitación;
para no temblar.
Ahora reina el caos calmo,
la escultura muerta del jardín,
el laberinto de maleza,
lo que no vive y reina
entre estos siglos perdidos
yace entre mis arterias
postrado
quieto
y sin vida.

Y sin embargo...


...te amo.

3 comentarios:

Maikita dijo...

Encantador, precioso, profundo y directo,,, tocaste mi naturaleza y eso es dificil,, te dejo mi 1000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

Laura M. Cañamero dijo...

Yo solia hacer muchas cosas que ya no hago.
Como puedo retomar el camino?!

Alberich dijo...

Retomar el camino....
si algunas vez has tenido camino, retomarlo es la llave de la felicidad.
No puesdo dar recetas sobre esto, pero zambullirse en el corazón propio y abrir los oidos a las bocas ajenas son pilares fundamentales.
Creo.