miércoles, 4 de marzo de 2009

Sabes que estás solo...

Sabes que estás solo,
pues no hay nadie que acompañe
el son de tu corazón,
ni una canción
que eleve tu ánimo, de azul a violeta.

Sobre el obstinato,
dos notas de las que penden tus recuerdos;
puedes elevar una sinfonía
un concierto de ternura
y un amanecer de tristezas que huirán, al fin.
Sin confianza no hay nada,
nada...sólo acero y más acero.
Sin verte sé qué piensas,
sé que miras a través del ojo del tornado
en el que se ha transformado tu vida,
y en esa tierra que no es la tuya,
pero está cerca,
el frio cercena los huesos como la vida repta sin descanso,
buscándote...

No quiero terminar de escribir lo que resta
sin un beso tuyo, amor de mi alma;
sin una caricia....No hay nada que hacer.
Aquí los espero, caricia, beso
no me moveré de este lugar.
Estaré donde siempre y como siempre;
No tardeis.


Ilustración: Liliana Sánchez.

6 comentarios:

Sirenita dijo...

Que preciosidad :O

(me lo quedo):)

marisa dijo...

Querido Alb,me gustan esas imágenes musicales y ese cromatismo del poema.Un arazo guapo:)

Raquel dijo...

Es precioso, no hay otra palabra para describirlo.

Gracias

Laura M. Cañamero dijo...

Cuanto sentimiento se desprende y desprende. Un saludo.

Victoria dijo...

La eterna soledad de las almas grandes...como la tuya.
besos solitarios...

lina dijo...

me UNO a tu soledad y a tu espera....me encantan tus palabras