martes, 15 de julio de 2008

La Belle Dame Sans Merci


La Belle Dame sans Merci
("La hermosa dama sin piedad") es una balada del poeta inglés John Keats escrita en 1819.
Habla del encuentro entre un caballero y una mujer misteriosa...
Para su escritura, Keats se inspiró en "Lamia": Terribles personajes femeninos que abundan en el folclore grecolatino, germánico y de Europa del Este. Las Lamias, así en genérico son en si misma auténticos monstruos, las antecesoras de la Vampira moderna. Según el historiador griego Duris de Samos, Lamia era una reina a la que Zeus amó , hija de Poseidón y Libia. Hera, celosa, la transformó en un monstruo y mató a sus hijos (o, en otras versiones, mató a sus hijos y fue la pena lo que la transformó en monstruo). Fue condenada a no poder cerrar sus ojos, de modo que estuviera siempre obsesionada con la imagen de sus hijos muertos... Zeus le otorgó el don de poder extraerse los ojos para así descansar, y volver a ponérselos luego. Lamia sentía envidia de las otras madres y devoraba a sus hijos.
En cuanto a su nombre,
probablemente se relaciona con el adjetivo lamyrós, "glotón", y el sustantivo laimós, "gaznate, gañote". Algunos creen que pertenece a la misma familia el latín lemur, que designa a unos espectros (los Lémures) tipológicamente similares a las lamias.

En la mitología vasca, las Lamias son criaturas marinas, de alguna manera relacionadas con Mari, el numen ("deidad") más importante de la cosmogonía vasca. Y en el Este (sobretodo Bulgaria), las Lamias tienen varias cabezas y son auténticas bestias que destruyen pueblos y beben sangre... (me encanta estoo!).
Otra fantástica representación son las lamias africanas, seres mitad mujer mitad serpiente que atraían a forasteros enseñándoles los senos para devorarlos. En definitiva, las lamias aparecen a menudo en los bestiarios como ejemplo de monstruo despiadado.

Otro nombre por el que son conocidas es Empusa, de hecho Aristófanes las nombra así y las designa como guardianes del Hades y asociadas a Hécate. Tienen el don de cambiar de forma, adoptando apariencia de animal doméstico (sobretodo perro) o de bella hetera (cortesana). Como curiosidad friki-mitológica-cinéfila, decir que se podía reconocer a una Lamia en forma humana (de mujer) porque uno de sus pies era de bronce...ah! y en la obra maestra de Murnau "Nosferatu", el barco que trae al conde Orlok a Alemania se llama Empusa (recordemos que esta peli era una adaptación de Drácula de Stoker, pero cambiaron nombres y ciudades para evitar pagar derechos.En el original el barco es el Demeter y va hacia Inglaterra).

Bueeeno...Pués el mejor poeta de la hist...digoo, John Keats se basó para su Balada en estas leyendas y en la famosa novia de Corinto, a su vez basada en la Vida de Apolonio de Tiana de Filóstrato: Según cuenta, Menipo, un joven aprendiz de filósofo, se dejó seducir por una misteriosa mujer extranjera que lo abordó cuando caminaba por las afueras de Corinto. La mujer insistió en que se casaran, y a la boda acudió el sabio Apolonio, quien tras observar detenidamente a Menipo declaró "tú, al que las mujeres persiguen, abrazas a una serpiente, y ella a ti". La novia, en efecto, era una lamia, y aunque al principio negaba su condición, acabó confesando que había seducido a Menipo para devorarle y beber su sangre.
El mejor pintor...digooo JW Waterhouse hizo alguna representación maravillosa del tema.






I.

O
WHAT can ail thee, knight-at-arms,
Alone and palely loitering?
The sedge has wither’d from the lake,
And no birds sing.

II.

O what can ail thee, knight-at-arms!

So haggard and so woe-begone?
The squirrel’s granary is full,
And the harvest’s done.

III.

I see a lily on thy brow
With anguish moist and fever dew,
And on thy cheeks a fading rose
Fast withereth too.

IV.

I met a lady in the meads,
Full beautiful—a faery’s child,
Her hair was long, her foot was light,
And her eyes were wild.

V.

I made a garland for her head,
And bracelets too, and fragrant zone;
She look’d at me as she did love,
And made sweet moan.

VI.

I set her on my pacing steed,
And nothing else saw all day long,
For sidelong would she bend, and sing
A faery’s song.

VII.

She found me roots of relish sweet,

And honey wild, and manna dew,
And sure in language strange she said—
“I love thee true.”

VIII.

She took me to her elfin grot,
And there she wept, and sigh’d fill sore,
And there I shut her wild wild eyes
With kisses four.

IX.

And there she lulled me asleep,
And there I dream’d—Ah! woe betide!
The latest dream I ever dream’d
On the cold hill’s side.

X.

I saw pale kings and princes too,
Pale warriors, death-pale were they all;
They cried—“La Belle Dame sans Merci
Hath thee in thrall!”

XI.

I saw their starved lips in the gloam,
With horrid warning gaped wide,
And I awoke and found me here,
On the cold hill’s side.

XII.

And this is why I sojourn here,

Alone and palely loitering,
Though the sedge is wither’d from the lake,
And no birds sing.
___
I.

‘¿Qué te aflige, caballero armado,
Que andas solo y que tu lividez espanta?
La juncia del lago se marchitó,
Y ningún pájaro canta

II.

‘¡Qué te aflige, caballero armado!
¿De faz fatigada y maltrecha?
El silo de la ardilla ya está lleno,
Y terminó la cosecha

III.

‘Yo veo un lirio en vuestra frente
Regado con fiebre y con angustia;
Y en vuestra mejilla una rosa ajada
Que muy pronto se hizo mustia.’

IV.

‘Conocí una dama en la pradera,
Toda belleza - la hija de un hada
Su cabello largo, su pie ligero
Y salvaje su mirada.

V.

‘Para su cabeza hice una guirnalda,
Y pulseras y un halo fragante;
Ella me miró como al amor,
Y gimió cautivante.

VI.

La monté a mi corcel al trote
Y todo el día no vi más nada,
Ella inclinada me cantaba
Una canción de hada.

VII.

‘Me consiguió raíces dulces,
Y miel salvaje y maná del rocío
Y cierto dijo en lengua extraña:
“verdadero amor mío”

VIII.

‘Me llevó a su caverna de duende
Y allí lloró dolor y otros excesos;
Y allí cerré sus fieros, fieros ojos
Con cuatro besos.

IX.

‘Y allí me arrulló hasta que dormí
Y allí soñé – ¡Ah, ocasión sombría!
El último sueño que jamás soñé
En la ladera fría.

X.

‘Vi reyes pálidos, príncipes también,
Pálidos guerreros, de color cenizo

Gemían –“La belle Dame sans merci
Te tiene sumiso”

XI.

‘Vi sus hambrientos labios a media luz
Boquiabiertos con advertencia fiera
Y me desperté, encontrándome aquí
En la fría ladera.

XII.

‘Y es por esto que resido aquí,
Que vago solo y mi lividez espanta,
Aunque la juncia del lago se marchitó,

Y ningún pájaro canta.’




Aprovecho para editar y colgar la maravillosa pintura de Sir Frank Dicksee, y de paso, dedicarle la entrada a mi gran, gran amiga Eli (muacks!)

traducción:Miguel C (Paralelia)

4 comentarios:

Lal dijo...

Qué peazo de entrada!!!! conocía tanto el poema como los cuadros de los mejores... impresionantes!
Gracias!!!

Albe dijo...

Gracias!
:)

Eli dijo...

Es uno de los más románticos.
Aunque el cuadro...yo siempre he preferido la versión de Sir Frank Dicksee

http://home.att.net/~r.s.mccain/red3.jpg

Eli dijo...

¡Oooh, Albe! Muchísimas gracias.
¡Que me he emocionao! ;-)