lunes, 28 de julio de 2008

Roxana , Cyrano y el balcón.



Maravilla de maravillas. El momento soñado.

3 comentarios:

Eli dijo...

Siempre me ha parecido triste que Cyrano no fuera capaz de confesar su amor sino a través del engaño.
Nadie debería vivir una vida prestada.
Prefiero al Cyrano auténtico, al apasionado de "No, gracias".

Albe dijo...

Esa será la segunda parte,Eli
;)

bowman dijo...

Gran monumento a la impostura.