jueves, 27 de noviembre de 2008

"Las aventuras del buen soldado Svejk"

Leer "Las aventuras del buen soldado Svejk" es, en cualquier caso, ya sea la novela original, ya alguna de sus versiones para el teatro, una gran fiesta para el espíritu; y más aún en una versión teatral, pues la irrisoria grandeza del personaje llega a nosotros en toda su pureza y con todos los reflejos propios de una creación que bien puede considerarse genial, y que destacó a su autor, el escritor checo Jaroslav Hasek, a la primera fila de los escritores europeos.

Son "las aventuras de un idiota", en la expresión de Mónika Zgustová (la traductora de la edición que he leido), pero de un idiota capaz de revelar con enorme fuerza las idioteces de un sistema, los horrores del militarismo denunciados no mediante la rebelión frontal a su tiranía sino obedeciendo escrupulosamente las órdenes que de ese sistema proceden. En ello reside la clave de la genialidad del personaje, que en seguida se situó por derecho propio entre los grandes tipos de la literatura. Para el gran novelista Bohumil Hrabal, declarado admirador de esta novela, Svejk "es un personaje tan enigmático que creo que nadie lo comprende del todo"; es "un enigma", condición que comparte con Hasek.

El escritor Eduardo Mendoza confesó haberse quedado "embobado" ante este "clásico" y sorprendido por "la estructura infantil del libro, es decir una novela hecha para adultos pero a la manera de un cuento infantil".

Hasek se sitúa en la senda de la novela picaresca del Lazarillo de Tormes, pero en la novela checa el lector se encuentra con "un pícaro pasado por guerras, por pogromos y con espías".

La novela narra la historia de las aventuras de un veterano soldado Checo llamado Josef Švejk durante la 1ª Guerra Mundial.La historia comienza con el asesinato de Francisco Fernando de Austria en Sarajevo. Tras un periplo por tribunales, calabozos y manicomios, este entrañable pícaro moderno acaba enrolado en las filas del ejército austrohúngaro durante la Primera Guerra Mundial. Allí dará muestras de su infinita inocencia, verborrea aplastante y sentido común, armas suficientes para hacer frente a la estupidez supina de los estamentos militares. En esta fase va viviendo diversas aventuras a medida que se acerca al frente de batalla.

Su forma especial de atender a las órdenes de sus superiores y la forma de ejecutarlas hace quedar siempre en duda al lector acerca de su posible estupidez/sabiduría, su capacidad dual ante el mundo inventa un estilo que con el tiempo se ha venido a denominar con la palabra "švejking".

La historia se centra en el transcurso del primer año de guerra, lo que permite a Švejk unirse a diversas aventuras satíricas en diferentes lugares. Todas ellas forman parte de una larga anábasis hasta unirse a los frentes de batalla. La novela está inacabada y rompe la trama de forma inesperada antes de que Švejk tenga oportunidad de participar en las trincheras.

El escritor "Predice los Estados totalitarios, nazi y comunista, que llegarían después y esas trazas de profecía se ven también en Las aventuras del buen soldado Svejk", según Zgustova.

El antimilitarismo es otro de los ejes que atraviesa la novela. Ha sido ejemplo en muchos países durante el siglo XX y XXI. Incluso es un espejo para los grupos culturales contrarios a la guerra de Irak.

La desaparición prematura del autor, que incluso tuvo que dictar la última parte de ella, dejó a Svejk errante pero sin llegar a combatir en el frente. "Aunque abierto, quizá el mejor final para añadir una nueva dimensión a la novela", nos dice la traductora. Puede ser...aunque me encantaría saber cual es el camino final de este entrañable personaje, inolvidable.

Estatua en Eslovaquia.

"Las aventuras del buen soldado Svejk"
, Galaxia Gutemberg, Barcelona, 2008. Traducción de Monika Zgustova.


Y para la peña con más posibles, hay edición ilustrada.
¿He dicho ya que es genial?

Memorable!.

«Si me pidieran que eligiera tres obras de este siglo que formaran parte de la literatura universal, Las aventuras del buen soldado Svejk sería una de ellas.»
Bertolt Brecht

2 comentarios:

marisa dijo...

Estupenda reseña. No conocía la obra así que voy a ponerme con ella en cuanto pueda. Gracias por la recomendación. Un abrazo

Sra de Zafón dijo...

Me regalaron este libro el día de mi 18 cumpleaños,era el año 86.

Me cambié de domicilio 2o veces... o más, pero todavía lo guardo en mi mesilla...

Me alegra saber que lo has disfrutado.